Opinión

Regalos de la Tierra

El Jade, un mineral semiprecioso, de los más de 300 que existen en la naturaleza.

Por Alfredo Aguilar

Geólogo

Villahermosa.- Sí, así es. La Madre Tierra nos regala muchas riquezas: hidrocarburos, minerales, agua, etc., que la humanidad ha explotado para su desarrollo en el trascurso de su historia.

Les platicare una historia que para mí ha sido fascinante. El Jade, un mineral semiprecioso, de los más de 300 que existen en la naturaleza, fue muy apreciado por las culturas precolombinas: olmecas y mayas. Como estudioso de la Arqueología que soy, suponía erróneamente que todo el Jade localizado en varias tumbas de manufactura maya (Palenque, Yaxchilán, etc.), era oriundo de Guatemala. Pero no, aquí en México hay depósitos de este material que se asocia con materiales de la corteza profunda.

Quien conozca San Cristóbal de las Casas, conocerá El Museo del Jade.

Este impresionante sitio, alberga variedades de diferentes colores (12) de este material. Por curiosidad, en el 2013, me acerque al dueño del museo, un tabasqueño, ahora mi amigo. Hébert Castellanos, oriundo de Cárdenas, Tab., quien es un explorador y empresario que se ha hecho en Chiapas. El me platicó, luego de un largo interrogatorio sobre mi interés, que él desde muy joven migro a Guatemala, donde con su ahora esposa Beatriz, iniciaron un negocio de Turismo Extremo, similar al que por muchos años yo maneje aquí en Tabasco: Turismo Diferente. Él tenía excursiones y raffting en algunos ríos de Chiapas. No señalare el lugar, por respeto a él, pero me conto que una de sus travesías, por accidente, ubico una localidad donde encontró rocas muy características, que el mismo envió a estudiar, resultando ser una variedad del Jade, la Jadeíta. Desde ese momento el, con el permiso de la comunidad, ha extraído ese material en cantidades importantes, lo que le ha permitido crear, junto con artesanos muy creativos, una empresa muy lucrativa. Incluso en su museo hay una réplica exacta de la Tumba de Pakal, y varias mascaras construidas de puro Jade. Lo que más coraje me da de esta historia es que él ni geólogo es. Que jodidez, ¿no?. Quien conozca el lugar, me entenderá.

Y bueno, así como ese material, existen otros materiales con gran valor, que se localizan por ahí, sueltos y sin dueño. Alla por el rumbo de El Bosque, ubicado cerca de Simojovel en Chiapas, encontré por esos años, una localidad conformada por materiales correspondientes a la Formación Tulijá del Mioceno, la facies arcillosa de la Caliza Macuspana, con miles de concreciones de Cristales de Pirita, que acusa las condiciones de reducción de este depósito, todas esféricas, del tamaño de una canica (de 0.5-2.0 cm). Colecte varias decenas, buscando su utilidad, pero no lo logre. Ahí hay material gratis para hacer algo.

En cuanto al Ámbar, una resina fósil de gran valor, está asociado a distribución de las Terrazas Fluviales del Pleistoceno (Formación Altabrisa), de la que ya he hablado en múltiples ocasiones, y que se originaron por efecto de una gran avalancha continental durante la 3ª etapa de la Glaciación Wisconsiana, ocurrida entre hace 36,000 y 17,000 años, y que se extiende por más de 30,000 Km2, desde el Norte de Chiapas y hasta gran parte del Sur de la Planicie Costera Tabasqueña, arrastrando a su paso todo tipo de materia, incluyendo  grandes extensiones de bosques conformados por arboles del tipo del Guapinol (Hymenaea courbaril), también conocido como Jatobá o Algarrobo o Paqui, del que se origina la resina.

Aunque este material solo se explota comercialmente en 8 localidades del Norte de Chiapas (Simojovel, Huitiupán, El Bosque, Pueblo Nuevo Solistahuacan, Pantelhó, Totolapa, San AndresDuraznal, etc.), hay muchas más en donde su presencia es muy común por el origen mismo de depósito, donde permanece sin explotar, pudiendo ser un material que pudiese mejorar la economía de muchas localidades.

Vale la pena visitar los museos del Ámbar en Simojovel y en San Cristóbal de las Casas.

Hace algunos años, por el 2009, mientras realizaba un trabajo que buscaba investigar y solucionar la problemática que existe en Balancán, municipio tabasqueño ubicado cerca de la frontera con Guatemala y por el que cruza el rio más caudaloso de México, el Usumacinta, y donde éste causa tremenda erosión y destrucción de sus bordes, sobre todo en donde se ubica la cabecera municipal, y para lo cual encontré una fácil y barata solución que en otra entrega les platicare.

Encontré una localidad dentro del rio y casi frente al malecón de esta ciudad, donde la temperatura de ese punto era muy superior a la de sus alrededores. También recolecte muestras de Pumicita, roca ígnea extrusiva muy porosa y ligera que se asocia cerca de un volcán. Mi imaginación viajo rápidamente y pensé haber encontrado algo de mucho interés: un foco térmico extinto. Realicé otras pesquisas, y encontré que este material no es autóctono de este lugar, sino que viene viajando, flotando, desde centenares de kilómetros aguas arriba, desde Guatemala, a través de este río. Genial, ¿no?

Estamos dejando pasar sin aprovechar miles de toneladas de Piedra Pómez, que flota en fragmentos de tamaño chico y mediano ( 5 a 30 cm), que bien podría ser colectado por alguna empresa o comunidad para emplearse como materia prima para algún uso. Y es gratis. Recordemos de la cúpula de la catedral de Puebla esta enteramente construida por este material que es muy ligero.

Existen otras localidades en Chiapas donde existen materiales pétreos de gran valor, incluyendo restos de un meteorito, no diré su ubicación todavía, que, sin mucho, pueden ser muy lucrativos.

En los ríos de Tabasco, los que bajan de la Sierra de Chiapas, he reconocido muchos materiales que me son desconocidos, pero que sin lugar a dudas pueden tener algún valor. Esto sería un campo muy fértil para los geólogos nuevos, que deberían salir más al campo y tratar de buscar materiales que los ayuden a iniciar una empresa lucrativa.

Ya por ultimo comentare que, en 1996 durante la búsqueda de una manifestación superficial de hidrocarburos en el área de Hueyapan y Juan Diaz Covarrubias rumbo al pozo Cuitlaxoyo No 1 en el Sur de Veracruz, ubique un arroyo, donde al examinar el sedimento observe pepitas de Oro, que se llama Oro de Placer al oro que ha sido erosionado por alguna corriente fluvial y que es trasportado por este medio, redistribuyéndolo por gran parte de su cauce, y que, por su alto peso, se va redepositando. No indague más, porque esa es tierra de narcos y vi muchos sembradíos de amapola y marihuana. Seguramente ese oro venía de los Tuxtlas. Pero bueno, eso es otra cuestión.

Al igual que aquello, muy cerca de Pichucalco se ubica la Mina de Santa Fe, una mina que fue explotada por los ingleses desde finales del siglo XIX. Ahí hay Oro, de Boleo, el cual se extrajo y se llevó directamente a Inglaterra. Existen obras civiles aun ahí, de gran importancia arqueológica. Luego de que los tiros se inundaran, la mina fue explotada por una compañía mexicana, la Jaguar, quien la abandono a finales de los 60’s. Ahora es propiedad del Grupo Carso, y ya no se puede visitar. La última excursión que realice ahí con mi empresa Turismo Diferente, fue en el 2004. Ya luego la cercaron, y ya no se puede visitar. Ahí existe un arroyo que cruza al intrusivo, que provocó la mineralización, y seguro que ahí también hay Oro de Placer. Solo hay que ir a buscarlo.

Estos son algunos ejemplos de lo que por ahí hay, y ya nadie sale a buscarlo. La mayoría de los geólogos de ahora solo buscan un empleo cobijados con áreas de confort (oficinas con aire acondicionado), ya que el campo no les atrae.

Deben recordar que el campo es el ser y objetivo de nuestra profesión. Eso lo sabemos desde que escogimos esta profesión.  Cuando salgo a mis excursiones con los estudiantes de las universidades del Sureste de México, lo primero que les pregunto es: ¿porque estudiaron geología? Las respuestas recurrentes son: porque quiero trabajar en PEMEX (70%) y porque quiero ganar mucho dinero (30%). Nadie responde…PORQUE ME GUSTA EL CAMPO Y QUIERO EXPLORAR LOS RECURSOS QUE AUN FALTAN POR LOCALIZAR…¿Que ironía, no? Engañados han de morir.

RELACION DE FOTOGRAFIAS:

Foto No 1: Imagen de los diferentes tipos de color del jade expuesto en el Museo del Jade en San Cristóbal de las Casas en Chis.

 

Foto No 2:  Imagen de las esferas de Pirita encontradas en lar rocas de la Formación Tulijá en los alrededores del Bosque Enel Norte de Chiapas.

Foto No 3: Imágenes del Ámbar, resina del árbol de Guapinol, extraído de las minas de Simojovel y expuesto en el Museo del Ámbar de San Cristóbal de las Casas, Chis.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba