Destacada

Mitos de los aceites para motor que debemos dejar de creer

Los aceites para motor son parte esencial de nuestro vehículo.

Los aceites para motor son parte esencial de nuestro vehículo. Su consistencia y composición química lubrica y protege las distintas partes del motor para evitar desgastes y mejorar su rendimiento. Sin embargo, a lo largo de los años han surgido muchos mitos sobre el tipo de aceite que debemos utilizar, y la mejor forma de hacerlo. Por eso, aquí exponemos algunos de esos mitos para que en tu próximo cambio de aceite puedas tomar una decisión más informada.

 

1) Todos los aceites son iguales

Comúnmente las personas ponen mucha atención a otros componentes de su vehículo, como las llantas, pero cuando llega el momento de cambiar el aceite pueden optar por lo más económico o lo que tengan a la mano.

El aceite es uno de los componentes más importantes del auto, y su calidad puede afectar el rendimiento del motor y su vida útil. Por eso es importante usar al menos el tipo de lubricante adecuado, y la recomendación del fabricante se puede encontrar en el manual de usuario de cada vehículo.

 

2) Lo natural es mejor

El aceite mineral se obtiene a partir de la destilación y el refinamiento del propio petróleo, y aunque cumple una función básica, los motores nuevos están optimizados para aumentar su rendimiento gracias a los aceites sintéticos.

 

Los aceites sintéticos contienen aditivos que ayudan a limpiar, mantener y proteger el motor. A menos de que en el manual del vehículo se especifique lo contrario, es probable que el sintético sea una mejor opción.

 

3) Los aceites sintéticos pueden causar pérdidas de aceite

En los años 70 cuando aparecieron los primeros aceites sintéticos estos podían desgastar algunos de los sellos del motor, provocando goteras. Sin embargo, hace décadas que esto ya no sucede y los vehículos actuales están creados para ser utilizados con lubricantes sintéticos.

 

3) Es importante que funcione a bajas temperaturas

Una de las ventajas de los aceites sintéticos es que mantienen su viscosidad a diferentes temperaturas. Gracias a esto, el motor no se desgasta al arrancar en frío. Sin embargo, una tolerancia más alta al frío no siempre es necesaria, pues los vehículos de ciudad difícilmente serán utilizados en climas extremos.

 

4) Debes cambiar el aceite cuando se pone oscuro

El aceite oxidado es peligroso para los vehículos porque quiere decir que no está cumpliendo con su propósito. Genera mayor fricción y desgaste, menor eficiencia en el consumo de combustible y desgastes corrosivos. Sin embargo, determinar si se debe cambiar el aceite por su color puede ser una medida muy subjetiva. Lo ideal es consultar el tiempo de vida del aceite en el empaque, revisar el auto cada 5,000 km (o lo que el empaque del aceite indique), y cambiarlo de inmediato si se ve sucio o grumoso.

5) El aceite se debe cambiar cada 5 mil kilómetros

Esto también depende del producto que se utiliza. Con los lubricantes de buena calidad ese número se puede extender hasta 10,000 o incluso 15,000 kilómetros.

 

6) El filtro no necesita ser cambiado con tanta frecuencia

Mientras más limpio se encuentre el filtro, mejor funcionará el aceite y el motor. Los filtros están diseñados para cambiarse con cada cambio de aceite. A menos que sea una emergencia, lo mejor es cambiar ambos al mismo tiempo.

Si tienes dudas sobre cómo elegir el mejor aceite para tu motor consulta tu manual de usuario o acude con un experto que te asesore.

Fuente:Excelsior

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba