Destacada

¡Inalcanzable! ¿Por qué se le llama AMOR platónico?

El pensamiento de Platón con respecto al amor, sugiere que lo más importante en el amor es la conexión espiritual, sin contacto sexual y sin intereses materiales

Todos hemos tenido alguna vez una persona que nos gusta tanto, sin embargo se vuelve inalcanzable para nosotros por diversas razones, una de ellas puede ser que simplemente nos enamoramos de un «amor imposible».

El amor «platónico» es una de las formas con las que se conoce a una relación que no puede darse, el estar enamorados de una persona «inalcanzable» evoca al filósofo y matemático griego Platón.

Platón y su filosofía

El pensamiento de Platón con respecto al amor, sugiere que lo más importante en el amor es la conexión espiritual, sin contacto sexual y sin intereses materiales.

Esto conlleva a que toda «materialización» del acto amoroso sea únicamente por la imaginación, esté correspondido o no, según el filósofo que también tuvo importantes aportaciones a la alquimia.

Dentro de los famosos diálogos de Platón, sobre todo en Fedro y El Banquete, se habla de un amor a la belleza, específicamente entre un hombre y un joven, sin embargo, es preferible optar por la forma intelectual expresar dichos sentimientos en lugar de una forma física.

Verdadero amor
Platón aseguraba que el amor verdadero debía ser hacia la sabiduría y el conocimiento, por lo tanto, el amor platónico no es el amor ideal de una persona, sino el amor por dedicarse a conocerla y saber sobre ella. La belleza física pasaba a segundo término al ser tan solo una especia de «espejismo» del cual era ajeno a la belleza del alma. Lo más importante era (es) el amor espiritual, esencial.

Actualidad
El filósofo florentino neoplatónico Marsilio Ficino utilizó el término de «Amor Platónico» por primera vez en el siglo XV, como un sinónimo del «amor socrático».

El concepto de un amor inalcanzable se dio gracias ala novela The Platonic Lovers, dónde el poeta inglés Sir William Davenant de 1636 en el que hace énfasis sobre el amor, la verdad y las virtudes que no siempre se rigen por la sexualidad.

 

Fuente: El Heraldo de México

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba