Opinión

Geoarqueología en las vecindades de Villahermosa

En México existen más de 60,000 sitios arqueológicos de diferentes filiaciones y periodos.

Por Alfredo Aguilar

Geólogo

Villahermosa.- En esta Entrega Técnica señalaremos algunos de los sitios arqueológicos ubicados en los alrededores de Villahermosa que están relacionados con la geología regional, y son poco conocidos para los habitantes de esta ciudad capital.

Bueno, para empezar, deben ustedes de saber que en México existen más de 60,000 sitios arqueológicos de diferentes filiaciones y periodos, y que solo en el Mundo Maya hay más de 8,000. Se han identificado aquí en Tabasco 1,545 sitios arqueológicos, y solo en el área del Zapata-Tenosique-Balancán al Este del Estado de Tabasco, hay 534, principalmente de manufactura Olmeca y Maya, que fueron ocupados desde el 2,500 a.C. en el Pre-Clásico y hasta el Posclásico Superior, en el 1,521 d.C.

Estos lugares el INAH los clasifica en sitios de 1º, 2º, 3er, 4º y 5º orden, de acuerdo al tamaño, número de habitantes e importancia que tuvieron. Solo como dato, Palenque es de 1er orden. Los de 5º orden son los Cuyos aislados, que son los que más abundan aquí en Tabasco. Comalcalco es de 2º orden y Pomona, Santa Elena y Moral-Reforma son 3er orden. En cambio, Arenitas, Las Campanas, Tierra Blanca y San Claudio son de 4º orden.

La riqueza arqueológica de México es inmensa y muy poco conocida por la mayoría, porque tan solo están abiertas al público menos de 80 sitios de este tipo. El rescate arqueológico es caro y no es explotado porque no hay recursos para ello, y en general la población no asiste a visitarlos, porque no los aprecia y no hay quien los guie cuando los visitan. Esto aunado a la falta de información disponible en cada sitio, para enriquecer la visita de los asistentes. Es una pena, porque en otros países estos sitios serian unas minas de oro.

Aunque el aspecto morfológico de Tabasco no ha cambiado en los últimos 10,000 años, si hubo un evento regional, que afecto a Tabasco y se originó en el Norte de Chiapas hace 37,000-16,000 años, que cubrió más de 30,000 Km2 de esta área, y que he venido documentando en numerosas entregas anteriores. Fue una gran avalancha continental ocurrida durante el periodo interglaciar Wisconsiano, donde el exceso de agua y humedad provoco que los materiales superficiales se saturaran de agua y ocurriera una remoción de materiales. Estos materiales de color rojo se denominan Terrazas Fluviales del Pleistoceno y corresponden a la Formación Altrabrisa. Y son rojos porque son de origen continental. Estas terrazas se depositaron y formaron algunas elevaciones, algunas de más de 30 m, que las separaron de los pantanos y humedales existentes, los cuales fueron aprovechadas por los antiguos habitantes de Tabasco, olmecas y mayas, para construir sus asentamientos.

Son muchos los ejemplos sobre estos casos en toda el área. Pero los sitios arqueológicos existentes en las inmediaciones de la capital de Estado de Tabasco, también tienen esta característica y son casi totalmente desconocidos para el general de la población villahermosina.

Tan solo aquí dentro de la ciudad hay al menos 2 sitios arqueológicos de gran interés:

Al Occidente de Villahermosa, se ubica El Cuyo de la colonia Guadalupe Borja, en muy mal estado por cierto  y con huellas de múltiples excavaciones y saqueos, y que fue un gran centro ceremonial con una población importante distribuida en Tamulté y Atasta, cubriendo un área de influencia de casi 24 Km2 asociada a la ahora llamada Laguna del Espejo-1.

El otro que existió,  se localiza al Norte de la ciudad, por el rumbo del cruce Av. 27 de Febrero y Samarkanda (Samarkanda es una ciudad Rusa muy antigua, donde se desarrolló una cultura paleolítica entre los siglos VIII y VII a.C., coincidencia que esta calle se llame así con respecto a la ubicación del sitio arqueológico?), más hacia Samarkanda por 2 cuadras al NE en Tabasco 2000, que está ahora casi totalmente destruido, de menor tamaño pero asociado al Poniente  de la Laguna de las Ilusiones, antes Laguna Macayal.

Ambos parecieran que fueron asentamientos mayas, ya que cuando se mudó la capital de Tabasco, bautizada como Santa Ma. de la Victoria en 1519, a Tres Montes, ahora Villahermosa en 1640, se reportaron vestigios de esa época, y porque la población   que existía en Tamulte en aquellos años, eran descendientes de los mayas. En Samarkanda, todavía yo observe hace unos años algunos vestigios de material pétreo.

Y con esto surge una posibilidad. ¿No será que el área que cubre actualmente la ciudad de Villahermosa fue, en la época prehispánica, una gran área arqueológica conformada por numerosos asentamientos, hoy totalmente destruidos? Los tres montes famosos que se mencionan en la historia con relación a la mudanza de Santa María de La Victoria en 1640 al sitio que hoy ocupa la capital estatal, el de Esquipulas, Encarnación y la Eminencia, este último destruido para construir en su lugar la Plaza de Armas, no fueron quizás, como el Cuyo de Guadalupe Borja, también construcciones antiguas. Seguro que sí, y existieron muchas otras, porque el 70% del territorio villahermosino esta constituido por materiales rojizos y el resto de lagunas de agua dulce, propicio para vivir.

Durante mi periodo como ciclista de ruta entre los años 2009-2016, y hasta que me caí y sufrí serias lesiones en mi tobillo izquierdo que hizo que me retirara del mundo del atletismo, esto luego de 32 años de practicarlo, y del ciclismo, permanentemente, recorrí varios caminos de los alrededores de Villahermosa, sobre todo caminos de terracería, siempre para hacer distancia (50 a 70 Km), con cierta seguridad, tanto al Este como al Sur de Villahermosa. A veces hice ruta en solitario y otro acompañado con varios camaradas. Mi gusto por la arqueología se remonta a muchos años atrás, y ya entre los años de 2008 y 2013 realice trabajos de geoarqueologia en el Usumacinta Medio, en el Cerro de Tortuguero y buscando el origen geológico de las Cabezas Olmecas, trabajos que fueron publicados, realizados en compañía de mis buenos amigos los ingenieros Olivo Romero Marín y Pedro Luis Herrera Gómez.

Fue así que, en los recorridos realizados en los alrededores de esta capital, se pudo reconocer algunos sitios arqueológicos que antes no había ubicado.

Así fue que pude identificar algunos sitios arqueológicos al Oriente de la ciudad, por rumbo del Aeropuerto Internacional Cap. Carlos Rovirosa: allí están La Palma, El Chiquiguau, El Corozal, Coronel Traconis, Tierra Colorada, Benito González, Aquiles Serdán 5ª y Tequila 4ª.  En la Palma, es donde más cuyos se ven, y un gran asentamiento de 3er o 4º orden en El Corozal. Ahí se puede ver incluso un juego de pelota. Todos estos sitios están dentro de terrenos privados, que impiden el libre paso para visitarlos.

Hacia el Sur de la ciudad, en el entronque de La Huasteca (Km 26), y sobre el camino que conduce de ahí a Alvarado y hacia Reforma, Chis., vía Campo Sitio Grande, existe un gran asentamiento en un rancho sin nombre, o quizás lo tiene, pero no se ve algún letrero que lo indique, yo lo bautice como Alvaradito, con varias elevaciones que seguro corresponden a pirámides y un juego de pelota. Al Sur de Reforma, Chis., y del campo petrolero de Sitio Grande, existe una ranchería de nombre Nuevo Volcán Chichonal, cerca de la ubicación de la pera del pozo Sitio Grande-101, donde existe un gran sitio arqueológico también de 3er o 4º orden, como el mencionado líneas arriba. La filiación de todos estos sitios podría ser olmeca o maya. Si fueran mayas, los montículos deberían de ser de roca, en tanto de arcilla si fueran olmecas. Esto no se pudo determinar durante los trabajos de reconocimiento.

Seguro existieron muchos más, pero como sucedió con otros cuyos existentes por el área de Emiliano Zapara o de la Venta en Huimanguillo,  o incluso aqui en Villahermosa,  la población los destruyo para emplear los materiales con que estaban elaborados, como elementos para construir caminos. Una desgracia, donde a todos los habitantes de esas áreas y a las autoridades locales, les valió madre que esto sucediera. Y el INAH ?. Bien gracias, como los chinitos…nomás milando.

Todos estos lugares mencionados por mis recorridos, invariablemente están asentados sobre el material rojizo correspondiente a las Terrazas Fluviales (Formación Altrabrisa). No hay mucha información publicada al respecto. Como detalle comento lo que me sucedió con el INAH durante mis exploraciones arqueológicas en el área de Balancán-Zapata-Tenosique que venía desarrollando durante los años de 2008-2010, y donde también existen estos materiales rojizos.

Tras una llamada, fui requerido a sus oficinas centrales de aquí en Villahermosa, para prohibirme de manera tajante, que yo siguiera realizando esos trabajos que solo competían a esa institución, y que realmente nunca supe en que les afectaba. El ahora flamante director del INSABI, el Lic. Juan Antonio Ferrer Aguilar, antes delegado del INAH en Tabasco, así me lo hizo saber, y ante estas amenazas, desde entonces deje de explorar por allá.

Ahora la idea es explorarlos desde el aire, con un Dron, para lo cual estoy tratando se sonsacar a mi buen amigo Francisco Zubillaga Colín, ingeniero industrial de la UPIICSA del IPN, jubilado de PEMEX donde laboro por muchos años en el área de Recursos Humanos en Reforma, Chis., para que con su nueva destreza piloteando drones, podamos hacer trabajos de levantamientos con esos aparatos y obtener imagenes de esos   sitios desde el aire. Como he venido repitiendo desde hace mucho, estas son “Actividades de Terapia Ocupacional de Fin de Semana de Jubilado Desempleado” (ATOFSJD).

Aunque hay algunas publicaciones generales de la arqueología tabasqueña, lamentablemente no se da a conocer el nombre de los sitios mencionados, simplemente para que la población lo sepa y los cuide. Aquí hay mucho que hacer para los geólogos egresados de las universidades tabasqueñas. Ojala se interesen y empiecen a desarrollar sus destrezas investigando estos sitios, que abrirían nuevas áreas de turismo arqueológico.

RELACION DE FOTOGRAFIAS:

Foto No 1: Imagen de los muchos sitios arqueológicos que tiene registrado el INAH en el estado de Tabasco, de las cinco ordenes que consideran.

Foto No 2: Imagen con la ubicación de los sitios arqueológicos hasta ahora reconocidos en los alrededores de la Cd. de Villahermosa.

Foto No 3: Collage con imágenes de los sitios arqueológicos ubicados dentro del área urbana de Villahermosa: el Cuyo de la Col. Guadalupe Borja y lo que queda del sitio de Samarkanda en Tabasco 2000.

Foto No 4: Collage con algunas imágenes de los sitios arqueológicos mencionados y que se exhiben actualmente en las inmediaciones de la capital estatal: La Lima, El Corozal, Chiquiguau y Alvaradito.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba