Opinión

El origen de los nombres de las colonias Jesús García, Mayito y Rovirosa de Villahermosa

Este lugar fue poblado por unos cuantos españoles y sus familias, más una centena de indígenas, más los que ya vivían en los asentamientos indígenas de Tamulté de las Barrancas.

Por Alfredo Aguilar

Geólogo

Villahermosa.- Esta es mi Entrega Histórica y tratare sobre el origen de estas 3 colonias del Centro de la Ciudad de Villahermosa, las colonias más antiguas de esta urbe. Bueno, así como los nombres de las calles, también los nombres de las colonias de una ciudad reflejan momentos que se asocian con la historia de la misma, porque al igual que las primeras, las colonias van naciendo al rededor del sitio de la fundación original de cada ciudad y corresponden también a momentos históricos. En México el termino Colonia, que se emplea para designar a una cierta área poblacional, y se empezó a usar a finales del Siglo XIX, durante el Porfiriato, cambiando la denominación de Barrio por arriba el del mencionado. La 1er colonia que existo en la Cd. Mex. fue la Col. San Rafael.

Pero empecemos desde el principio. Luego de la mudanza que se realizó de Santa Ma. de la Victoria, (fundada por Cortes en 1519), y que fue la antigua capital de Tabasco ubicada en Centla a Tres Montes, la actual ubicación de Villahermosa, en 1641, aunque ya desde 1564 habían empezado a mudarse algunos habitantes, y esto por los constantes ataques de los piratas (ingleses, franceses, holandeses, etc.),  que iniciaron a atacar ese punto desde finales del siglo XVI y finales del XVII, y que desde luego no fue una fundación como tal, en virtud de que no se realizó como en otras localidades el trazo de la ubicación de la Iglesia, el Cabildo y otras oficinas administrativas propias de la época colonia, por los funcionarios civiles y militares en turno.

Este lugar fue poblado por unos cuantos españoles y sus familias, más una centena de indígenas, más los que ya vivían en los asentamientos indígenas de Tamulté de las Barrancas. Tiempo después en 1677 la ciudad de San Juan Bautista, que así se conocía a la actual Villahermosa, tuvo que volver a mudarse a Tacotalpa hasta 1792 por las mismas causas, el ataque de los piratas.

A finales del siglo XVIII, el Estado de Tabasco tenía ya 35,803 habitantes, contando con una ciudad (San Juan Bautista), 4 villas (Cunduacán, Teapa, Tacotalpa y Guadalupe de la Frontera) y 53 pueblos, agrupados en 9 partidos. Nuestra ciudad capital estaba habitada por unas 4,821 personas, dedicadas principalmente a actividades económicas de la agricultura, ganadería, comercio (exportación de cacao, palo de tinte, cueros, etc.).

La ciudad estaba conformada por unas 30 manzanas (la Zona Luz), donde vivía la gente pudiente (españoles y criollos), en casas de mampostería, rodeadas por 4 barrios: el de Santa Cruz al Norte, el de La Punta o Concepción al Sur, el de Esquipulas al Oeste y el del Jícaro al NE, donde vivía la gente de menos recursos (mestizos, indio, mulatos y pardos) en casas muy sencillas construidas de hojas de palma, guano y varas de caña. Así se continua el estado general de la capital, luego de la intervención norteamericana de 1846-47 y de la francesa entre 1863-64, cuando mucha de la ciudad fue destruida por los ataques ocasionados en estas refriegas.

Hacia principios del Siglo XX, Tabasco ya tiene 159,834 habitantes, y Villahermosa más de 50,000, y ya aparecen en los planos de la capital, los nombres de las colonias Mayito, García y Rovirosa, ubicadas hacia el SW de la capital. ¿A quiénes se refiere estos nombres?

La Col. Mayito fue fundada por Don Antonio Rullán Ferrer (1871-1952), nacido en Mallorca, España, y traído a la capital de Tabasco por su tío Juan Ferrer Oliver, para que atienda una fábrica de jabón que abrió aquí. Tiempo después Juan Ferrer decide regresar a España, y Antonio compra la fábrica a que bautiza con el nombre de Mayito, que se ubicaba en una loma, hoy desaparecida, frente al CICOM (Centro de Investigación de las culturas Olmeca y Maya), esquina de Periferico Carlos Pellicer y Av Esperanza Iris,  que estaba rodeada por la Laguna de Mayito (también hoy desaparecida) de la que solo queda un laguito llamado La Pólvora.

Don Antonio se casó con una tabasqueña, y siendo propietario de un inmenso terreno aledaño a su fábrica, decide donar lotes para sus trabajadores, con el solo compromiso que cada quien tramitara su escritura Así se crea la colonia Mayito, y su calle principal lleva el nombre de don Antonio Rullán Ferrer, en reconocimiento al su donador. Esto ocurrió allá por 1924-1927. En el año de 1927 participó en la sociedad cooperativa “Amigo del Obrero”, la cual tenía corno finalidad la construcción de casas para los obreros en las colonias 1° de Mayo y Jesús García. En 1930 se crea la Col. Tulipanes, en lo que quedaba de la Laguna Mayito, vecina de la Col Mayito, que se rellenó cuando de drago el Rio Grijalva.

El nombre de la Col. García proviene del Héroe de Nacozari, Jesús García Corona (1881-1907), que fue un maquinista mexicano recordado por dar su vida para salvar a un pueblo de Sonora. Cumplidos los 18 años, Jesús se empleó en la The Moctezuma Copper Co. que explotaba las minas en la región de Nacozari en Sonora, pero su interés estaba en ingresar a los ferrocarriles de la misma compañía minera, primero como fogonero, realizando viajes de Agua Prieta a Nacozari y de esta a Pilares, y luego como maquinista.

La mañana del 7 de noviembre de 1907, la locomotora No. 2 (erróneamente conocida como # 501, debido a una canción popular), del tipo Portter 0-6-0 de vía angosta pequeña y diseñada para hacer maniobras de patio,  y su tren que constaba de diez unidades, estaba frente a los almacenes de materiales; un tren listo para partir, con dos góndolas metaleras y descubiertas llenas de  4 toneladas dinamita, del más poderoso tipo traída desde Oakland a Pilares y Nacozari, para ampliar la mina, a la estación minera de El Porvenir, Nacozari. Se descubrió fuego cuando se dirigía al patio del 6 distante a unos mil metros de donde partió. El fogonero de la locomotora, José Romero, comunicó que el fuego del fogón se propagó a los vagones. Jesús García subió a la máquina para sacarla del pueblo, evitando la catástrofe. Ya lejos de la población, la dinamita hizo explosión, destrozando al convoy y al maquinista.

Un estruendo como temblor sacudió Nacozari y la onda de expansión quebró vidrios y sacudió las habitaciones; ésta fue oída a 16 kilómetros de Nacozari. Jesús fue identificado por sus botas por sus hermanos, quienes recogieron los restos y lo llevaron a casa.

En total fueron 13 las personas que murieron, pero sin duda fueron cientos los que salvaron la vida debido al heroísmo mostrado por Jesús, quien alejó el tren lo más posible del pueblo. Al morir Jesús contaba con 25 años. Desde entonces es recordado en muchos lugares de México, donde se honra su nombre en monumentos, escuelas, parques, museos, líneas del metro, calles, avenidas y colonias.

La Col. Rovirosa de Villahermosa debe su nombre a José Narciso Rovirosa Andrade (1849-1901), nacido en la Finca Acumba, ubicada en el municipio de Macuspana,  y quien es  considerado como el científico tabasqueño más importante hasta el momento. Destacó como cartógrafo, historiador, periodista, geógrafo, dibujante, botánico, meteorólogo e hidrógrafo. Fue catedrático en el Instituto Juárez (hoy Universidad Juárez Autónoma de Tabasco), miembro distinguido de diversas instituciones científicas, funcionario público y representó a México en la Exposición de París de 1889 y en la Exposición Universal Colombiana de Chicago en 1893.

A los 18 años partió a Campeche para realizar sus estudios de Ingeniero Agrimensor en Topografía en el Instituto Campechano, ​destacó por su afición a los estudios botánicos, especialmente aquellos referentes a la flora de Tabasco y Chiapas. En prolongados estudios de campo, descubrió especies botánicas de Tabasco y Chiapas, así mismo realizó la cartografía topográfica de dichos estados. Rovirosa exploró disciplinas tales como la historiografía, la climatología, la filosofía, la antropología y la zoología, entre otras.

Descubrió y clasificó muchas plantas e hizo observaciones de altimetría, climatología, flora, fauna y antropometría de los grupos étnicos zoques y tzotziles. Sus conocimientos y descubrimientos los vertió en una serie de obras como: Nombres geográficos del estado de Tabasco, Ensayo histórico sobre el río Grijalva y Clasificación de helechos, entre otros. Su obra cumbre Pteridografía del Sur de México. Su afán científico lo llevó a penetrar en las tupidas selvas de la sierra tabasqueña y chiapaneca, logrando documentar y dibujar una gran cantidad de plantas hasta ese entonces desconocidas para la ciencia.

El 16 de julio de 1890, José Narciso salió de San Juan Bautista (hoy Villahermosa), con dirección a Teapa con el propósito de enriquecer sus conocimientos sobre la flora alpina del sur de México. El 20 de julio Rovirosa se encuentra con Rómulo Calzada, descubridor de las Grutas de Coconá en el municipio de Teapa, y acepta explorarla en compañía de un grupo de sus alumnos del Instituto Juárez. La expedición duró cuatro horas y encontraron que la gruta mide 492 metros, divididos en ocho salones principales.

Como político, fue alcalde de la capital del estado en tres ocasiones y representó como diputado de 1891 a 1894 a los municipios de Nacajuca y Macuspana en sendas legislaturas.

Fue padre de dos Tabasqueños Ilustres: el Cap. P.A. Carlos Manuel Benito Rovirosa Pérez (1901-1930), que fue un piloto aviador, pionero de la aviación mexicana  quien junto con Pablo L. Sidar intentaron y fracasaron en 1930 realizar un vuelo sin escalas  de  Niltepec, Oaxaca a Buenos Aires, Argentina, el cual habría tenido una duración de 40 horas y cubierto una distancia de 8000 Km, en un avión de nombre Morelos, marca Douglas, modelo EMSCO, y fabricado en Los Ángeles, California, y que se estrelló en Playa Cieneguitas, Puerto Limón,  en Costa Rica durante una tormenta, y ambos tripulantes perdieron la vida (el aeropuerto internacional de Villahermosa, lleva su nombre), casado con Susana Mass Aguirre (Hija del Gral. Joaquín Mass) y padre del Cap. P.A. DEM. Carlos Rovirosa Mass, fundador del sindicato de pilotos aviadores ASPA; y del Dr. Gustavo Adolfo Rovirosa Pérez quien inició sus estudios en el Instituto Juárez de Villahermosa, los continuo en la Universidad de Puebla, becado por la Fundación Rockefeller a la Universidad John Hopkins, luego director de Salud y Bienestar Social de la Organización Mundial de la Salud y Senador por Tabasco de 1964-1970. Uno de los hospitales de alta especialidad en Villahermosa, lleva su nombre.

El nombre del Sabio Tabasqueño, José Narciso Rovirosa Andrade, es honrado en monumentos, escuelas, museos, calles y en colonias del Estado de Tabasco.

Estas 3 colonias se fundaron durante el gobierno de Ausencio Cruz, un poblano amigo incondicional de Tomas Garrido Canabal, quien se hacía cargo del gobierno de Tabasco en sus muchas ausencias de este último……..……………..…….……………. SI ESTO TE INTERESO Y GUSTO………COMPARTELO Y DIFUNDELO POR FAVOR A TRAVES DE TUS REDES SOCIALES Y CONTACTOS DE WHATSAPP….Investigación del Ing. Alfredo Aguilar Rdz. (Tel: 9931765688).

RELACION DE FOTOGRAFIAS:

Foto No 1:  Collage de ciudad de San Juan Bautista, hoy Villahermosa, a finales del siglo XVII y la misma en 1927.

Foto No 2:  Imagen de la Fábrica de jabón Mayito, que dio lugar al nombre de la Col. Mayito que fundo don Antonio Rullán Ferrer.

Foto No 3:  Imagen del Héroe de Nacozari, Jesús García Corona, de donde proviene el nombre de la colonia con ese nombre, Col García, de Villahermosa.

Foto No 4: Imagen del Sabio Tabasqueño, el Ing. José Narciso Rovirosa Andrade, de quien toma su nombre la Col. Rovirosa mencionada en el texto.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba